BlogFórmula 2

F2 Rusia – La derrota de Lando Norris

Imagen: FIA Formula 2

Podría decirse que el Autódromo de Sochi no es uno de los circuitos más venerados del actual campeonato. También podría decirse que su diseño no es precisamente el más atractivo, a pesar de estar situado prácticamente a orillas del mar Negro y estar integrado en el parque de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014. De hecho, todo esto suena a excusa para situar el circuito en una zona predilecta del país ruso, que llevaba años deseando albergar a la Fórmula 1 de nuevo.

Con todo, y aunque las carreras vistas en la categoría reina no hayan sido exageradamente emocionantes, la Fórmula 2 es una historia diferente, como hemos podido comprobar este mismo fin de semana.

El campeonato llegaba a la penúltima prueba del calendario con George Russell dispuesto a dar el golpe de gracia a sus perseguidores. Con tan solo 22 puntos de distancia entre él y su máximo rival, Lando Norris, la clasificación nos dejó ver el breve resurgir de la otra figura de la escudería McLaren en la categoría. Nyck de Vries se hacía con la primera posición por delante de los dos combatientes de la categoría. Norris le ganaría la primera partida del fin de semana a Russell, pero lo que vendría posteriormente supondría su fin.

Por detrás, un buen Nicholas Latifi se colocaba cuarto, seguido de su compañero Alexander Albon, recién fichado por Nissan para su nuevo equipo en la Fórmula e. Y hablando de fichajes, en Sochi veríamos el debut del sustituto de Ralph Boschung en el equipo MP Motorsport, el finlandés Niko Kari, ascendido de la GP3 Series que clasificaría decimosexto. Además, Roberto Merhi regresaría a la categoría de la mano de Campos Racing para sustituir al israelí Roy Nissany. En su primera clasificación con su nuevo equipo, el castellonense se situaría decimosegundo.

La carrera larga del sábado, disputada a veintiocho vueltas, vería un fenómeno muy semejante a la carrera larga de Monza, un descubrimiento importantísimo a tener en cuenta para la última ronda en Abu Dhabi si este se repite: la opción más blanda de los neumáticos se desintegra en los primeros compases de la carrera. En este caso, Tadasuke Makino no pudo estar ahí para aprovecharlo, pero sí otros pilotos.

Antes de la vuelta de formación veríamos una nueva jugarreta de la fiabilidad, y es que Sean Gelael no podría ni tomar la salida al quedarse tirado en su PREMA, y ya con los semáforos encendiéndose y emitiendo unos efectos más propios del Mario Kart, daría comienzo la prueba.

Lando Norris se llevaría el primer disgusto al sufrir una salida terrible que le arrebataría varios puestos, y varios metros después, el italiano Luca Ghiotto y Tadasuke Makino sufrirían un toque que dejaría al piloto de Campos fuera de carrera antes de llegar a la curva 2. Y hablando de la curva 2, la tremenda escapatoria propició durante todo el fin de semana una auténtica falta de respeto a los límites de la pista, transformándose en una vía de escape o una manera poco legal de ganar tiempo sobre los demás pilotos. La salida, como no, dejó esto más que claro.

Con Nyck de Vries intentando generar una distancia sobre el resto, Nicholas Latifi provocaría un pequeño tren al que se subieron Norris, Antonio Fuoco y Jack Aitken. Artem Markelov, que partía desde una terrible decimonovena posición, y emulando a su compañero en Monza, ya estaba octavo tras este grupo.

El piloto italiano de Charouz sería el primero en moverse, adelantando a un Lando Norris que también perdería su plaza con el compañero de Russell en ART. Artem Markelov se desharía de Latifi y también del piloto inglés de Carlin, subiéndole a la sexta posición. Por delante, Alexander Albon se hacía con la segunda posición tras adelantar a Russell, que también sería sobrepasado por su compañero de equipo.

Las primeras vueltas se transformaron en un auténtico ir y venir de posiciones, principalmente por el brutal desgaste de los neumáticos superblandos y el excelente ritmo de los blandos. Tanto, que en la vuelta seis Artem Markelov ya se encontraba tercero y no tardaría en quitarse de encima a un Nyck de Vries que también sucumbiría al poder de los neumáticos blandos del Charouz de Fuoco, que ahora lideraba la prueba. George Russell había caído a la séptima posición en un suspiro, y Norris, a la octava.

La vuelta siete sería la marcada por prácticamente todos los pilotos con neumáticos superblandos para parar en boxes, generando una estampida muy semejante a la de Monza y en la que cualquier despiste podría suponer una pérdida de tiempo importante. Todo el mundo salvo Latifi y Sette Câmara, que pararían en la vuelta ocho. En pleno caos en las paradas, la realización se fijaría en la cámara de alguien. Lando Norris había cometido un error y, tras atropellar el gato delantero en una salida precipitada, había roto su suspensión. El piloto inglés había perdido la carrera.

Entre la vorágine de paradas en boxes, una tremenda ovación llenó las gradas de Sochi: Artem Markelov le había arrebatado la primera posición a Antonio Fuoco y comenzaba a distanciarse. Tras unas diez primeras vueltas no aptas para gente con dolencias del corazón, la carrera se estabilizaba ligeramente. El piloto ruso de Russian Time buscaba distanciarse de Alexander Albon, que se alzaba como el primer piloto con neumáticos blandos frescos tras las paradas y que rodaba octavo. Por delante, los pilotos que habían partido con neumáticos blandos intentaban minimizar daños.

 

La locura de los compuestos había aupado a Niko Kari a la cuarta posición, seguido de su compañero Dorian Boccolacci y Nirei Fukuzumi. Antonio Fuoco permanecía segundo y, justo detrás, Jack Aitken. La lucha entre estos pilotos se prolongaría durante gran parte de la mitad de la carrera con el japonés de Arden y el joven piloto de Ferrari como protagonistas. De pronto, la vuelta quince desvelaría un detalle de vital importancia para el devenir de la carrera: la radio de Artem Markelov se había averiado. La comunicación entre piloto y equipo era nula con la parada obligatoria todavía por realizarse.

No sería hasta la vuelta 17 cuando los pilotos con su parada realizada comenzarían a subir como la espuma. Albon se colocaría tercero en prácticamente dos vueltas tras adelantar a Boccolacci, Aitken y Kari, y todo el movimiento generado formaría un grupo con disparidad de neumáticos desde la sexta a la undécima posición, donde se hallaba Nicholas Latifi. Un toque entre Arjun Maini y Nyck de Vries aumentaría la temperatura de los duelos en esa zona, y aprovechando las peleas, Artem Markelov realizaría su parada.

La falta de coordinación entre el muro y el piloto por la ausencia de la radio provocaría una parada precipitada y muy lenta que mandaría a Markelov al final del pelotón de cabeza. Se avecinaban unas últimas ocho vueltas de auténtica lucha cuerpo a cuerpo en un circuito como Sochi.

Con los pilotos que todavía debían realizar su parada empezando a diluirse, las posiciones recuperarían rápidamente un orden más normal. Alexander Albon se pondría líder de la carrera. Nicholas Latifi pasaría a George Russell y se abalanzaría a por la segunda posición que ocupaba Nyck de Vries, que apenas tendría respuesta al ataque canadiense. El equipo DAMS tenía ante sí el primer doblete de la temporada.

Algo más atrás, la lucha por las últimas posiciones de puntos y la pole invertida para el domingo se tornaría salvaje. Tadasuke Makino, Antonio Fuoco, Alessio Lorandi y Roberto Merhi lucharían entre la sexta y la novena posición, pelea en la que el castellonense atajaría por la curva 2 y se vería sin el privilegio de partir primero en la carrera corta, algo que obtendría el japonés Nirei Fukuzumi.

El trompo de Maximilian Günther obligaría al coche de seguridad virtual a hacer acto de presencia, animando ligeramente unas dos últimas vueltas en las que se confirmarían las posiciones que ya se habían ocupado en los giros anteriores.

Alexander Albon regresaba al cajón más alto del podio, seguido de un Nicholas Latifi que parece haber vuelto en muy buena forma de las vacaciones, formalizando el primer doblete del año para los franceses. Nyck de Vries cerraría el podio y, finalmente, George Russell ampliaría su ventaja sobre un Lando Norris que salía totalmente derrotado del sábado. Además, Trident volvería a los puntos de la mano de Lorandi, que se aseguraba la séptima posición y la segunda en la parrilla del domingo, logrando su primer botín en la categoría.

Con las nubes amenazando lluvia, la carrera corta a veintiún vueltas también viviría una salida muy agitada en la que la escapatoria de la curva 2 volvió a formar parte de la pista. Con la inexperiencia del italiano Alessio Lorandi afrontando una complicada segunda posición y con Nirei Fukuzumi partiendo desde la pole, la primera vuelta se saldaría con un toque entre el piloto de Trident y un Nicholas Latifi que había realizado una gran salida para colocarse segundo. El coche de seguridad salía a escena.

Con los pilotos punteros obligados a remontar, en especial Lando Norris, las primeras vueltas se agitarían bastante. En la quinta vuelta, George Russell tomaría el liderato de la carrera de las manos del japonés de Arden, seguido del brasileño Sergio Sette Câmara. Alexander Albon y Artem Markelov progresarían a pasos acelerados en detrimento de un Fukuzumi que seguía perdiendo plazas, hasta que en la vuelta 9 el mundo se detenía.

Lando Norris se veía castigado con un imponente stop and go de diez segundos que le sentenciaría a la última posición tras otro error, esta vez en la vuelta de formación. En el undécimo giro cumpliría su sanción, momento en el que el cielo rompería sobre la pista rusa. Todavía había cierto resquicio para la esperanza.

La lluvia hacía finalmente acto de presencia y el primero en sufrirla en sus carnes era el debutante Niko Kari, que se iba al muro. Poco después, Jack Aitken trompearía y calaría su ART, provocando la salida del coche de seguridad virtual y revolucionando a los estrategas de todos los equipos. Tras la resalida, todos los pilotos salvo los dos Charouz y Luca Ghiotto serían llamados a montar neumáticos de lluvia. Posteriormente se vería que el equipo checo y el piloto italiano cometieron un error.

Con los pilotos buscando adherencia por todos los lados y las salidas de pista a la orden del día, el movimiento sería propiciado única y exclusivamente por la pérdida de posiciones constante de los dos pilotos de Charouz. Sette Câmara, Markelov, de Vries… cualquier hombre con neumáticos de lluvia y un poco de ritmo los adelantaba sin ningún tipo de problema.

Si la desgracia no se había cebado lo suficiente con el piloto de McLaren para 2019, Lando Norris vería como un toque con Arjun Maini en plena remontada pinchaba su neumático trasero derecho, obligándole a abandonar y sentenciando por completo sus opciones al título. Una forma terrible de caer y verse obligado a luchar, como mucho, por el subcampeonato.

Finalmente y tras algún que otro baile de posiciones bajo la lluvia, George Russell se hacía con la victoria en la carrera corta y celebraba con su equipo que sus opciones para hacerse con el título son cada vez más y más reales. Sergio Sette Câmara ocuparía la segunda posición y Alexander Albon, el ahora único enemigo de Russell por el título, la tercera plaza. A destacar también la buena actuación de Roberto Merhi, que acabaría finalmente sexto y la de Dorian Boccolacci, que regresaría a los puntos con un octavo puesto.

Abu Dhabi espera, un año más, para declarar a una joven promesa como campeón de la Fórmula 2. George Russell parece tener absolutamente todo controlado, pero nada estará dicho hasta que el domingo, o quién sabe si el sábado, caiga la bandera a cuadros. Con Lando Norris fuera de la lucha, ¿veremos al piloto de Mercedes ganar todavía más papeletas para obtener un puesto en Fórmula 1 o Alexander Albon dará la sorpresa y llegará a la Fórmula e como campeón de la Fórmula 2? El gran final de esta temporada llegará en Noviembre.

Daniel Atán
autorDaniel Atán
Redactor
No hay mucho que contar de la persona que se esconde bajo esta cara. Amante de los cochecitos de colores, el baloncesto y los marcianitos, el juntar letras y el salir mal en las fotos. Algún día narraré algo pero, por el momento, puedes leerme. Disfruta el viaje.

Deja un comentario