La columna de Àlex

Lewis Hamilton, pentacampeón camino a Michael Schumacher

Tercer piloto en lograr cinco títulos y con años por delante

Imágenes: Daimler, Ferrari, Red Bull

El Gran Premio de México vivió el pasado fin de semana una jornada histórica al coronar a Lewis Hamilton como el tercer piloto capaz de llegar a los cinco títulos tras Juan Manuel Fangio y Michael Schumacher, dos auténticas leyendas y los dos pilotos más laureados de todos los tiempos a los que ahora se les suma el británico. A todos ellos les une el plata de Mercedes, pero solo uno de ellos tiene aún cuerda para mejorar sus números… ¿hasta dónde puede llegar Hamilton? El tiempo lo dirá, pero por ahora igual habrá que ir empezando a pensar en 2019.

#HIFIVE

Lewis Hamilton es pentacampeón del mundo. Cinco títulos. Cinco veces campeón del mundo. Ganar uno ya es difícil pero el británico parece haber hecho lo casi imposible al lograrlo en cinco ocasiones. En toda la historia de la Fórmula 1, solo un piloto tiene más títulos, un Michael Schumacher que está dos por delante y que es el objetivo evidente del actual astro de Mercedes… lo reconozca públicamente o no. De hecho, en sus declaraciones inmediatas tras ganar su quinto título, sigue afirmando que el Kaiser es el mejor piloto de la historia de la categoría reina. Pero con un equipo como el de Brackley, un monoplaza competitivo y estando en el mejor momento de su carrera deportiva… el objetivo es tentador.

A lo largo de la temporada 2018, Lewis Hamilton ha sido el mejor y es justo campeón, incluso a pesar de un relativamente anónimo Gran Premio de México. En ese sentido, debe ser el principal favorito para seguir con su racha. Pero aquí entran los números que juegan en su contra… hasta cierto punto. Hamilton lleva dos títulos seguidos, algo que consiguió en 2014 y 2015 pero que solo Juan Manuel Fangio, Michael Schumacher y Sebastian Vettel han superado. Además, proclamándose campeón a sus 33 años, 9 meses y 21 días, Hamilton se convirtió en el piloto más veterano en llevarse una corona… desde 2004.

De hecho, «solo» 15 pilotos han sido campeones con más edad: Graham Hill, Alan Jones, Alberto Ascari, Jackie Stewart, Jack Brabham, Phil Hill, Alain Prost, Michael Schumacher, Nelson Piquet, Niki Lauda, Damon Hill, Mario Andretti, Nigel Mansell, Juan Manuel Fangio y Giuseppe Farina. El número puede parecer elevado, pero todos ellos fueron campeones entre los años 50 y los 90, salvo la excepción de Schumacher. La implicación es clara y es que ganar a partir de ahora cuesta mucho más, estadísticamente hablando. Se trata del vigésimo quinto título más «anciano». Si ganara en 2019, «recuperaría» entre siete y ocho posiciones.

Más allá de los datos, el campeón debe partir como favorito, sobre todo cuando el equipo no ha mostrado señales de debilidad. En todo caso, Ferrari y Red Bull están recuperándose y buscan desafiar a las flechas de plata para acabar robándoles los títulos. Veremos si el año que viene es posible. Por ahora, el dato curioso es que los tres pilotos más laureados de la historia de la Fórmula 1 fueron en algún momento hombres de Mercedes: Juan Manuel Fangio entre 1954 y 1955, Michael Schumacher entre 2010 y 2012 y Lewis Hamilton desde 2013.

«Man on a Mission»

El Gran Premio de México mostró de nuevo a una Ferrari competitiva, salvo que esta vez Red Bull anduvo claramente por delante en un circuito que les favorece por las condiciones tan especiales e inusuales del Autódromo Hermanos Rodríguez de México. Pero la realidad es que tanto un equipo como el otro tienen a pilotos con una misión clara en 2019. Sebastian Vettel y Max Verstappen serán los ases de sus respectivas escuadras el próximo año. El objetivo no podría ser más distinto, con un Vettel que buscará de una vez por todas el título vestido de rojo (el próximo año iguala los cinco años de Alonso en Ferrari) mientras Verstappen encabezará el inicio del nuevo proyecto de Red Bull junto a Honda como el nuevo compañero de viaje.

La temporada 2019 promete emociones fuertes, con dos hombres en equipos candidatos que buscan sentar las bases para ganar y directamente ganar respectivamente. Ninguno de los dos pilotos es paciente, y el componente pasional hace que puedan ser explosivos dentro y fuera de la pista… un poco lo mismo que Hamilton, aunque el británico ha sabido domar esa parte suya, quizás gracias también a contar con un coche que le ha servido como el mejor corcel. De momento, queda terminar la temporada 2018 y tanto Vettel como Verstappen pueden hacerlo de buena manera si rinden bien en Brasil y Abu Dhabi.

Por lo pronto, ambos han batido ya de forma definitiva a sus compañeros de equipo este año y aunque tuvieran sendos ceros y Kimi Räikkönen y Daniel Ricciardo pudieran sumar todos los puntos posibles en las últimas dos carreras, no habría suficiente para adelantarles. De hecho, el objetivo de Verstappen es quizás uno de los puntos más interesantes de la categoría ahora mismo, estando a once puntos de Valtteri Bottas y veinte de Kimi Räikkönen. Si el holandés pudiera terminar el año tercero, se podría decir que los tres pilotos más populares de 2019 terminan el año con las posiciones preferentes. ¿Una señal de lo que está por venir?

«Que lo conduzca Gasly»

El éxito de pilotos como Lewis Hamilton como nuevo campeón del mundo y Max Verstappen como nuevo ganador del Gran Premio de México (ambos repitieron sus gestas de 2017) son algunas de las historias más comentadas del fin de semana. Otra tiene que ser el nuevo abandono de Daniel Ricciardo por problemas técnicos. Y van… mil o dos mil, desde que anunció que se iba a Renault en 2019. Bien puede ser una exageración, pero esa es la sensación que tiene el australiano, que pasó de estar por delante de su compañero en la general a estar completamente descolgado, con una cantidad de problemas completamente absurda. Sus declaraciones post-carrera fueron de las más duras que se han oído en tiempos recientes, quedando todo culminado con un «que lo conduzca (el coche) Gasly, yo ya he terminado con él».

Lo normal es que el australiano se tranquilice y acabe saliendo tanto en Interlagos como en Yas Marina, para despedirse del equipo que le dio la oportunidad de brillar en la Fórmula 1 tras su breve paso por HRT y su experiencia de aprendizaje en Toro Rosso. Pero ante todo, unas declaraciones tan abiertamente «hostiles» hacia el coche que está pilotando este año son extremadamente poco comunes. Pero… y si realmente no quisiera volver, a Pierre Gasly le habría tocado la lotería con un coche capaz de pelear por podios en condiciones propicias y con la posibilidad de probar el motor Renault para entender la diferencia con el Honda antes que cualquier otro piloto de la escuadra. Ventaja táctica para Red Bull desde ya mismo.

De hecho, lo lógico es que para Red Bull esta «oferta» de Ricciardo fuera una bendición. Un piloto al que ya saben que no retienen que podría dejar paso a su reemplazo. La pregunta es, ¿quien se subiría entonces al Toro Rosso para terminar la temporada? Daniil Kvyat no está aún disponible, Alexander Albon se juega en Abu Dhabi el título de la Fórmula 2 (aunque está extremadamente complicado) y Dan Ticktum no tiene suficientes puntos de Superlicencia. Está complicado…

Àlex Garcia
autorÀlex Garcia
Columnista
Apasionado por el mundo del motorsport de toda la vida y experto en automovilismo japonés entre otras cosas. El hombre de las mil posiciones; ya sea en formato digital, impreso o televisión. Buscando comprender el pasado para afrontar el futuro.

Deja un comentario